martes, 10 de enero de 2017

Por siempre Elenísima


2016 fue el año de la conmemoración del natalicio número cien de Elena Garro, la dramaturga y cuentista mexicana pionera de las letras y literatura de su tiempo, cuya trascendencia impresa en el tan característico realismo mágico de sus escritos constituye una de sus grandes contribuciones. Tal como la describe el periodista Rafael Cabrera, “Elena Delfina Garro Navarro fue registrada el 7 de febrero de 1917, en la misma ciudad en que nació. Elena fue gachupina, hija de padre español y madre mexicana, y esa dualidad la marcaría toda su vida”. Oriunda de Puebla (11 de diciembre de 1916), Garro atesoró un sinnúmero de recuerdos de su infancia que posteriormente permearían la vastedad de su obra: guiones cinematográficos, cuentos, obras de teatro, novelas…  y fue con este género literario con el que se haría acreedora al premio Xavier Villaurrutia en 1964, con “Recuerdos del porvenir”.  Sobre ella, Olmos de Ita dirá que: “transitaba libremente entre génerosapareció casi por generación espontánea en el teatro mexicano”. Esta breve incursión constituyó un momento clave pues “hasta la arrebatada aparición de Elena Garro, autores y directores de escena dominaban el teatro nacional…” continúa Olmos.

Ed. Dracena retiró el cintillo 
La controversia que acompañó a la figura de Elena Garro en vida también se ha hecho presente en este centenario de su nacimiento en el que diversas universidades, grupos e instituciones se han dado a la tarea de rendirle un merecido homenaje, con publicaciones, charlas y representaciones en torno a su obra. Tal es el ejemplo del cintillo que acompañó el libro “Recuento de personajes, de Elena Garro”, en el que se describe a la escritora como: “Mujer de Octavio Paz, amante de Bioy Casares, inspiradora de García Márquez y admirada por Borges”. Aunque luego de fuertes críticas, la editorial española ofreció una disculpa pública, invitando a las librerías a retirar la faja del libro, las reacciones en torno al acontecimiento no se hicieron esperar. Buzzfeed publicó una nota al respecto con cintillos similares para conocidos autores a fin de dimensionar la gravedad del asunto: “Inspirados en el cintillo ese de Elena Garro, decidimos hacer nuestras propias versiones. Sartre, conoce al amante de Simone de Beauvoir; Jorge Luis Borges, batedo por muchas. Esposo de Maria Kodama, escritora, traductora y profesora de literatura argentina; Ted Hugnes, el poeta que se casó con Silvia Plath…”

Otra polémica en torno a la autora se suscitó por un rompimiento al acuerdo editorial para la aparición de Elena Garro en la portada de la publicación de la revista Tierra Adentro. Ante esta negativa se elaboró una solicitud al entonces secretario de cultura Rafael Tovar y de Teresa, a la que se sumarían organizaciones e individuos.  La petición puntualizó que “desde hace once años, tras 21 dosieres dedicados a escritores, este es el primero que la revista Tierra Adentro dedica a una escritora”. La solicitación puntualizó además que ni siquiera Elena Poniatowska haya contado con un número especial en esta revista, a pesar de que los cinco mexicanos que como ella, obtuviesen el Premio Cervantes, gozaran de una edición en su honor. ¿Sesgo de género? Al final se respetó el acuerdo pactado. La revista numero 219 salió a la luz, con el encabezado “La vida empieza a los cien” y una imagen de Garro, además de artículos con un grupo de especialistas - Enrique Olmos de Ita, Rafael Cabreara, Conrado J. Aranz, María Fernanda Ampuero, Marcela Magdaleno, Guillermo Espinoza Estrada, Liliana Pedroza, Lucía Melgar y Eve Gil -, quienes abordan la diversidad de obra de Garro.


Semejante a la fama de otras artistas, la vida personal escritos de Garro tomaron tono al lado de adjetivos aciagos. Al respecto Liliana Pedroza, investigadora del cuento mexicano escrito por mujeres comenta: “El problema no es que el carácter o la condición de estas mujeres artistas haya sido así – refiriéndose a los calificativos vejatorios con los que se les enlaza -, si no que eso las defina y sea el único prisma con que se trate de entender su vida y su obra. Elena Garro no fue la excepción”.  Harían falta una gran cantidad de palabras para describir por completo a la escritora, luchadora social, mujer con autenticidad y a su legado. Su obra la coloca como un referente ineludible de la literatura Latinoamericana. 


"Ándele, ¿qué se siente?" Emu/Buzzfeed

 "Ay, pobre Borges, lo que tenía de genio lo tenía de feo". 
Alianza / BuzzFeed



DeBolsillo / BuzzFeed