martes, 17 de enero de 2017

Fringe




Uno de los más grandes festivales de las artes en el mundo es el Festival de teatro de Edimburgo, mejor conocido como Fringe Festival, celebrado por forma consecutiva durante sesenta años.

En 1947 surgiría una novedosa iniciativa cuyo objetivo era acrecentar la vida cultural de Europa luego de la segunda guerra mundial: el Festival Internacional de Edimburgo. Sin formar parte de la programación oficial, ocho grupos hicieron acto de presencia en el mencionado festival, pero la falta de invitación no los detuvo para realizar su presentación sino que presentaron sus espectáculos a la orilla o franja del festival, de donde derivaría su futuro nombre de “fringe”; durante los nueve años consecutivos otros artistas imitarían su ejemplo hasta que la “sociedad de franja” – formalizó la existencia de un colectivo que continuaría con las actuaciones que irían en aumento, brindando espacio a los espectáculos que con frecuencia no tuviesen cabida en otros festivales. 

De ahí partirían extendiéndose a diferentes sedes en el mundo: Hollywood, Toronto, 
Australia, Rumania, Indonesia, Sudáfrica, Londres, Tokio, Nueva Zelanda. Tan solo en 2016 el Festival Fringe contó con más de 3,000 espectáculos en 294 lugares, colocándose con ello como el más grande festival a nivel mundial.
¿Qué es lo que hace único este evento en todo el orbe? “Alternativo, independiente, creativo y audaz”, es como se autodefine la sede de este festival de las artes escénicas en San Miguel, donde ha celebrado ya su tercera emisión como “el primer fringe bilingüe en Latinoamérica y el único en México”.

El Festival Fringe ofrece un amplio catálogo de espectáculos a nivel internacional:  infantiles, musicales, teatro físico y experimental, cabaret, comedia, ópera, musicales, palabra hablada, así como música, exposiciones y eventos. Cada año publica su programa y pone a la venta los boletos además de ofrecer asesoramiento tanto a los artistas como a la audiencia, quienes con mayor frecuencia prefieren la comedia debido a los conocidos premios de la comedia de Edimburgo, que han lanzado a la fama a un gran número de actores británicos.