sábado, 10 de septiembre de 2016

Teatro y verso




Pedro Calderón de la Barca, Felix Lope de Vega, Tirso de Mollina, William Shakespeare son algunos de los autores que pueden saltarnos a la mente cuando pensamos en el teatro en verso. Ellos forman parte de los máximos exponentes en el ramo y sus obras continúan representándose.

¿Qué es lo que resulta atrayente de este tipo de teatro? Mientras el octosílabo y endecasílabo, son los versos utilizados con mayor frecuencia en el teatro español es el verso alejandrino, de catorce sílabas, el favorito en el teatro francés. Esto nos da una idea de la tarea laboriosa que es el identificar las pautas métricas en que se basan autor y actores para contarnos una historia  - amén de  las variaciones reglamentarias de cada idioma -  pero de alguna manera la construcción del texto en verso con su ritmo y melodía propios, logra atraparnos en algún momento, ofreciéndonos la oportunidad de examinar el mundo contemporáneo a través de los ojos de los personajes y su época. Nos percatamos de similitudes entre pueblos; observamos que aunque hay cosas pueden cambiar, también habrá ideas, emociones, tradiciones y formas de ver el mundo que persisten a través del tiempo.

Presenciar este tipo de teatro podría resultar un poco abrumador de inicio, pero la fuerza contenida en el verso es tal que ofrece una estética única. Un texto  melódico interpretado de manera adecuada produce deleite. Es muy deseable el interés genuino de actores de cine y teatro por la práctica del teatro en verso que resulta sobremanera provechoso tanto para el ejercicio de su profesión como para la audiencia que presencia su trabajo. Como ha opinado Oscar Ulises Cancino, el estudio del teatro del siglo de oro español en las escuelas del país es necesidad urgente, su implementación enlaza a los estudiantes con las raíces de la propia cultura.


Aunque realizado en menor frecuencia existe también teatro contemporáneo escrito en verso. Su aguda escasez deriva en llamamientos imperiosos como el del dramaturgo británico Glyn Maxwell: “Haz algo de teatro en verso, alguien hágalo antes de que me vuelva complacidamente loco, solo en este campo."