viernes, 20 de mayo de 2016

Contigo pan y cebolla


Antonio Mendoza
Considerada como la obra maestra del dramaturgo Eduardo de Gorostiza, Contigo pan y cebolla es una comedia en cuatro actos que presenta una parodia del romanticismo, lo que Juan Carlos Temprano denominaría: una caricatura dramática del primer romanticismo.

 
Duquesa: Guadalupe Magaña

Don Pedro: Alfredo Vásquez
La historia de esta obra presenta a Doña Matilde, una joven casadera que tras enterarse de que quien la corteja es un acaudalado heredero, lo desprecia. Y es que  para Matilde, el hombre ideal  no debe carecer de un elemento que considera imprescindible: ser tan pobre como los galanes de las novelas que lee, garantizando así la autenticidad de un amor verdadero. En tremendo lío se meterá Bruno, el criado de la familia al ser obligado a colaborar en la fuga de Matilde con Don Eduardo, sin saber que esté último ha elaborado un plan en complicidad con Don Pedro, padre de Matilde, para hacerle ver lo desacertado de la realidad que plantean las novelas. Otros personajes aparecerán en el trayecto de esta serie de enredos.


Ane Miren, en el papel de Doña Matilde

La obra fue acogida con gran entusiasmo en España y así describe la prensa española el estreno de esta evidente crítica a las novelas sentimentales de boga en aquella época: el señor de Gorostiza, poeta ya conocido en nuestro teatro moderno, se ha  apoderado de una idea feliz y ha escogido un asunto de la mayor importanciaEn cuanto a la representación, podemos asegurar que no nos acordamos de haber visto en Madrid nada mejor desempeñado en este género, escribe Mariano José De Larra. Fue precisamente en Madrid donde Gorostiza escribió y presentó sus primeras obras, luego de su desposorio en 1818. Más tarde una editorial de Londres y otra de España publicarían Contigo pan y cebolla en 1833. Sería estrenada ese mismo año en Madrid y representada meses más tarde en México. Aunque recibió buena acogida por la crítica de ambos países, el hecho de ser presentada en España antes que en su tierra natal causó cierto recelo en la prensa mexicana, como muestra el periódico El telégrafo: Se representará una comedia nueva y original de nuestro Gorostiza… sabemos…que su autor la escribió…con intención de que se estrenara en su patria; pero los españoles obtuvieron una copia… y la acaban de representar.


Manuel María del Pilar Eduardo de Gorostiza y Cepeda nació el 13 de Octubre de 1794 en el puerto de Veracruz. Es considerado uno de los maestros de la escuela neoclásica hispana, fue miembro de la primera academia de la lengua y síndico del ayuntamiento de la ciudad de México puesto con el que realizó labor teatral con el estreno obras propias y extranjeras.  Aunque es conocido como uno de los principales dramaturgos del siglo XIX, Manuel Eduardo de Gorostiza también se dio a conocer como poeta, realizador de adaptaciones e incluso actor en algunas de sus puestas, además de ocupar la dirección de la biblioteca nacional y fungir más tarde como director del teatro principal de México. 


Ernesto Medina y Ane Miren


viernes, 13 de mayo de 2016

Mireya Vidales: Títeres para chicos y grandes


Aunque por lo general asociados a la audiencia infantil, los títeres son para todo tipo de público y para la maestra Mireya Vidales muchas de las áreas creativas del teatro como la parte técnica, la dramaturgia y la formación están englobadas en el quehacer de un titiritero.

Con formación inicial como actriz, su pasión por el teatro la adentro a involucrarse en el teatro guiñol, donde la edad más que una limitante para interpretar ofrece posibilidades de creación personajes yo estoy oculta y el títere es el que se muestra. Oriunda del Distrito Federal, a principios de los 80´s tuvo contacto con la compañía de teatro campesino, dirigida por Luis Valdez, quien unos años más tarde debutaría en cine con La Bamba.  De camino a Los Ángeles para hacer una experiencia con Valdez y su compañía, Mireya visitó a sus familiares en Chihuahua y decidió quedarse. ¿Qué fue lo que la llevó a tomar esa decisión? Los espacios amplios y las posibilidades de hacer tanto…

Se integró a lo que entonces fuera el departamento de Bellas Artes de la Uach y desde entonces imparte materias optativas de máscaras y títeres, incluyendo un curso en donde los muñecos, son elaborados para utilizarse en el aula y no en la escena. Pese a que las universidades con formación teatral no suelen incluir a los títeres en la currícula requisitoria, el desarrollo de este género se desarrolla en un ambiente que conjunta a las artes plásticas, la música, el teatro y la danza; el trabajo va mucho más allá de la simple elaboración de los muñecos y para darles vida habrá que utilizar técnicas de animación. “Es mucho lo que se tiene que hacer pues implica la voz, el aire, volumen, proyección, dicción además de muchas acciones para lograr - con ellos - todas esas cosas que hacemos como humanos”, menciona la entrevistada. 

Mtra. Mireya Vidales 
Sobre la creciente actividad teatral, Vidales comenta que hay jóvenes artistas que elaboran producciones en las que experimentan con nuevas técnicas, aunque aún sigue faltando difusión y su consejo para los creadores es este: Si están en las artes: mucha pasión, mucha entrega, mucha disciplina e investigación. Todo lo demás es disfrutar, por que hacer arte es hacer algo que nos apasiona. No le pierdan la fe.

Con una maestría en artes por el Instituto Superior de Arte de La Habana, Mireya Vidales prepara su despedida del taller de títeres con un último espectáculo a finales de este año. Será entre rimas y textos sobre el día de muertos donde personajes como Pancho Villa, Frida Kahlo y Emiliano Zapata, aparecerán en Las calaveras de Posada, un homenaje a José Guadalupe Posada y a los más  de 30 años del trabajo de la maestra Mireya en Chihuahua. Estaremos pendientes. 


Mireya Vidales.Heraldo de Chihuahua